676 años de historia merecen una celebración especial: Es la Fira con que volvemos a la normalidad, a vivirla en su formato original, a discurrir por las calles sin restricciones, después de dos años en que nos vimos obligados a hacer un despliegue de imaginación para adaptar nuestro certamen a las  exigencias sanitarias del momento. Por todo lo vivido, hoy más que nunca, nos toca estar de fiesta y celebrar. Celebrar que empieza la cuenta atrás de la  676 Feria de Todos Sants de Cocentaina, tal como la hemos conocido siempre, pero con las adaptaciones y mejoras que cada edición nos ha permitido,  para evolucionar sin perder nuestras raíces y tradiciones. Este año, la Fira llega con los atractivos que la han hecho única pero ganando en profesionalidad, accesibilidad y sostenibilidad, para satisfacer las necesidades actuales y dar respuesta a las expectativas del público y comerciantes.

Hemos incluido novedades y mejoras fruto del aprendizaje de los años de pandemia, relacionados con la estructura organizativa de los  sectores comerciales, y que permitieron un mejor desarrollo del certamen en cuanto a funcionalidad, la disposición de los expositores y la movilidad y  seguridad de los visitantes, consiguiendo más superficie hábil y más espacio entre los expositores.

En esta nueva edición de Fira seguimos trabajando diferentes líneas de actuación dirigidas a ganar en inclusión, movilidad y acceso de todas las  personas a los diferentes espacios y servicios. Queremos que la Fira de Fires sea un acontecimiento para todas y todos. También se han incluido buenas  prácticas medioambientales con la reducción del uso de papel o la elección de materiales reciclables en los diferentes sectores comerciales y se reducirá  el consumo eléctrico limitando la potencia eléctrica y fomentando el uso de dispositivos de bajo consumo.

Los días 29, 30, 31 de octubre y el 1 de noviembre, Cocentaina volverá a abrir sus calles a los miles de visitantes que cada año se acercan a nuestro  municipio atraídos por la magia de este encuentro y por el interés que supone como motor económico, tanto por la variada y calidad del producto  expuesto como por el volúmen de negocio que genera más allá de los días propios del certamen.

Todo el equipo de Fira trabajaremos hasta el último momento para que visitantes y expositores se sientan como en casa y que puedan vivir estos días  con la misma ilusión con la que Cocentaina vuelca en su organización.

¡BONA FIRA!